El Velero Kais y yo ¡hace cinco años!

El Velero Kais y yo ¡hace cinco años!

Hoy comparto con vosotros la que fue mi primera incursión con el barco en los mundo digitales allá por 2012, y lo hago porque a pesar de haber pasados los años, el espíritu de mis palabras -y el mío mismo- sigue intacto. Bienvenidos una vez más, al Velero Kais -en 2012-:

Me llamo Edorta. Llegué a estas islas por primera vez allá por el año 1979 y me enamoré de sus aguas, de sus gentes, de su luz… años mas tarde decidí quedarme a vivir aquí y trabajé en la pesca, el charter, los barcos de ferry, catamaranes… y en los próximos meses voy a vivir a bordo del Kais una experiencia que quiero compartir con otras personas..

Fundamentalmente es una propuesta de navegación que invita a vivir el silencio, el contacto con la mar, el descanso, la lectura… A compartir tareas y conversación, a disfrutar de la belleza buscando la armonía por unos días, y tener una referencia que nos pueda devolver a la paz allá donde nos encontremos, cuando quizás las cosas se pongan crudas, en el trabajo, en la ciudad…

Pernoctaremos fondeados con nuestra ancla, por lo general cocinaremos a bordo, evitaremos preferiblemente las aglomeraciones -inevitables en ciertos momentos- y haremos alguna excursión a tierra con el fin de conocer ciertos lugares que consideremos de interés.

¿Es para mi un trabajo? Pretendo que no. No en el sentido del mecanicismo con el que se llevan a cabo los trabajos en este mundo moderno. Es un privilegio vivir de hacer lo que amas y es lo que hago, o procuro hacer con mi vida. Obviamente es una forma de ganarme el sustento y la responsabilidad que eso conlleva está más que aceptada de mi parte, ofreciendo a las personas que me acompañan todos mis conocimientos y profesionalidad a bordo de un velero en Ibiza.

Sin despreciar ni hacer juicios sobre esa imagen de gran discoteca que en los últimos tiempos se vende de Ibiza, deciros que no caminaremos por ese sendero. Hay muchos otros barcos ofertando este aspecto, pero no es el tipo de fiesta que voy a proponer, lo cual no quiere decir que en el plan no quepa salir una noche a cenar y se nos hagan las tantas tomándonos algo -tampoco seamos marcianos- creo que ya se me entiende. Lo que quiero decir es que no estoy dispuesto a llevar a seis personas totalmente colocadas de cala en cala, con la música a tope, de disco en disco, noche tras noche… eso ya lo he hecho. Este es otro momento.

Os espero en este maravilloso rincón del globo

Paz y Amor para todos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *